MiráVo

Qué salado ¿no?

Si sos del interior, seguro hiciste alguna de estas cosas

Si viviste en el interior, seguro hiciste algo de esto.

Un chiste: entran un porteño, un montevideano y un parisino a un bar y todos piensan que el interior es un lugar de puertas abiertas y sin trancar, calles limpias, aire puro, vecinos cordiales y gente buena y sin maldadjajajajajaja.

Por: @BlueBastards

1. Mirar de pesado a un montevideano por si te mira la novia

La frase “You are entering a world of pain” de The Big Lebowski  (en criollo, “te voy a picar pa’ chorizo afuera y ahora”) en realidad hace referencia a un montevideano que se atreve a mirar las piernas de la novia de un canario o a mirar al canario de reojo en un baile.

2. Pusiste la silla playera en la vereda para mirar la tele que arrimaste a la puerta

Este ritual casi religioso generalmente va acompañado de mate y bizcochos de tardecita y se cambia por una picadita y una conservadora con bebidas ya entrada la noche.

3. Pasaste por la plaza principal que tiene a la iglesia y a la jefatura en calles enfrentadas

Cuenta la leyenda que una vez alguien propuso no hacer la jefatura y la iglesia frente a la plaza y lo mataron por hereje. Igual todos fueron al velorio porque era primo de la intendenta Raquel, que fue muy querida por poner la fuente en la plaza.

4. La siesta

¿CÓMO VAMOS A TRABAJAR A LA HORA DE LA SIESTA? ¿QUÉ ES ESTO? ¿ESCLAVITUD?

5. Fuiste a la ruta con el mate a mirar pasar autos

Los domingos de tardecita se va a tomar mate a la ruta a la entrada del pueblo porque ¿qué puede ser más divertido que ver pasar autos a 100 km/hora?

6. Le pediste al almacenero que “lo deje anotado en la libreta”

El fiado es más común que los mosquitos en las noches de verano.

8. Te compraste medio super con Tickets Alimentación

Con los tickets alimentación en el interior profundo no sólo se compran comestibles y comida sino que también se pueden comprar cigarros, artículos de limpieza, sembradoras, tachos, pintura impermeabilizante y algún peón para el campo.

9. Tuviste o sabés de un Engaño Amoroso Endogámico

“¿Viste la Elena, la esposa del Lucho? Bueno, parece que lo engañó con el marido de la Lucila, la que tuvo aquel amorío con el Lucho mismo en 1995. Los vio la Gladys entrar al motel en moto sin casco”.

10. Comiste en los mejores carros de hamburguesas

Cualquier hamburguesa servida sin tomate, lechuga y huevo frito es peor que un insulto a tu madre, sí esa, la que hace las mejores milanesas y si no te incluyen esos ingredientes, puede terminar en un ajuste de cuentas con facones.

11. Te enteraste de los muertos de la semana

Pasar por la casa funeraria y no mirar a quién están velando para comentarlo en el almuerzo y saber si alguien conoce al finado es de mala persona contraria a las buenas costumbres.

12. Te diste cuenta de que la comida en Montevideo es carísima

Comprar comida hecha es tan barato que todos pesarían 200 kg si no perdieran tanto tiempo en chusmear quién dejó a quién y la hija de quién al final resultó ser una rapidita.

13. Diste vueltas a la plaza en moto

¿Tu viejos te regalaron una Zanella Due o tu hermano mayor te la presta para jetear en la plaza? Claro que sí. La plaza principal es tu lugar para orbitar 75 veces por hora y que la pebeta de turno te vea pasar con cara de “¡Oh, tiene moto y sabe manejarla!”.

14. Conocés todos los piques de los ómnibus a Montevideo

Sabés los horarios de salida y regreso al detalle, por dónde pasan, qué asiento conviene reservar, el guarda que te va a tocar y con cuántas horas de anticipación sacar el pasaje. Sos una base de datos de ómnibus Montevideo – Tu Ciudad del Interior o viceversa.

15. Si estás en Montevideo, alguna vez fuiste a buscar la encomienda de tus viejos

Con  la comida de mamá, reflorece todo Edipo y se desvanece toda independencia. Milanesas, tartas, dos chorizos que sobraron de un asado, un kilo de yerba, mermelada casera, una campera que te olvidaste. Los más valientes: tupper con guiso, tuco o comida de olla que deja a toda la bodega del ómnibus con olor a pizzería sin ventilar.

* * *

También podés leer ↓
· Si sos estudiante del interior seguramente te pasaron estas 10 cosas