MiráVo

Qué salado ¿no?

11 personajes que nunca faltan en un camping uruguayo

Si alguna vez te fuiste a acampar seguramente reconocés alguno de estos biotipos ¿Sos alguno de ellos? Pasáselo a tus amigos a ver cuál es cuál.

Colaboración de @gomezov

1· El “Survivor”

Mirá Vo

✔ Cae al camping con una carpa diminuta, de esas en las que se entra solo a lo largo, una mochila y con suerte, un farol. Aún así, logra sobrevivir a todo: al hambre, la lluvia, el sol, los mosquitos y demás tempestades. Un “Náufrago” de camping pero sin Wilson.

✔ Leyó “Viven” 857 veces y se comió todas las temporadas de “Lost”, “Survivor”, “A prueba de todo” y cualquier programa de supervivencia de esos que tiran a un Rambo en el medio de la selva con una Freskyta y una lata de atún a ver cómo sale de esa (pero nunca lo tiran en el medio de cualquier ciudad del tercer mundo con un sueldo de mierda a ver cómo llega a fin de mes).

✔ Te come y te prepara al fuego cualquier cosa que eche sombra: vaca, pollo, chancho, jabalí, lagartos, víboras, ñandú, carpinchos. No le importa nada.

✔ Igual te cocina un guiso con media cebolla, un zapato, una revista Galería del año 98, una TAB y dos huevos duros.

✔ Siempre tiene la piel tostada de tanto sol y suda como testigo falso. Cuando se aburre se pone a sacar punta a un palito por motivos desconocidos.

2· El precavido

Mirá Vo

✔ No hay artículo que no haya llevado. Tiene juego de ollas, tres tipos de faroles, lámparas eléctricas como para alumbrar una fábrica, heladeras, paneles solares, al menos cinco tipos de repelente y colchones inflables de repuesto.

✔ Lleva mapas de Ancap (“Todavía sirven”, te dice), una batería Moura para conectar cuanto electrodoméstico a 12 voltios consiga: radio, ventilador, cuatro cargadores de celular (con distintos conectores), una tele de 5 pulgadas modelo portero de edificio, una antena para la tele.

✔ Pensó en llevar un cable ethernet de 87km por si no agarra buen 3G y por las dudas, también lleva 87 libros, media fábrica Royal en juegos de mesa y dos paraguas.

✔ La prolijidad del predio es tan ejemplar como obsesiva. Alcanza su estado máximo de madurez cuando instala baño químico propio.

✔ ¿Su sueño? Llevar la casa entera al predio del camping.

3· La banda de adolescentes salvajes

Mirá Vo

✔ El temor de los acampantes, las hordas bárbaras de todo camping.

✔ Una fuerza salvaje e imparable encarnada en música estridente, gritos, borracheras que finalizan en vómitos junto a las carpas y epicentro de la clásica nube de humo de marihuana que recorre el camping como una estela radioactiva. Son los peores enemigos de El precavido.

✔ Siempre hay un boludo dentro de estos que te lleva la guitarrita y te hace comer 20 horas de serenata con solo dos canciones bien ejecutadas, 257 que se olvidaron dos versos pero no el estribillo, 485 que se sabían la letra pero no los tonos, 1847 desafinadas, 18 improvisaciones, 481 jam sessions, 57 potenciales hits del verano compuestos por ellos pero como estaban tan en pedo al otro día no se acuerdan, dos óperas que recuerdan al primer período de Wagner, 13481 canciones de Jaime Roos (intentando imitar su voz), 582 cumbias, dos pericones, medio himno y ¾ de “Marcha Mi bandera”

✔ Siempre hay otro boludo que no sabe tocar la guitarra pero igual la agarra y hace la mímica a ver si alguna jipi de Sociales allá a lo lejos lo ve pa’ pegar un par de chupones entre las dunas.

4· El residencial de ancianos

Mirá Vo

✔ El predio con mayor densidad de sillas plegables del camping. Es un desfile de carnes flojas color pollo desplumado a punto de desmayarse.

✔ Son los primeros en irse a la cama y los primeros en salir de ella, momento en el cual se cruzan con los jóvenes beodos y con un gesto mezcla de resignación y desaprobación, prenden la Spica y se ponen a escuchar Clarín con su música típica y folklórica para toda la cuenca del Plata.

✔ Ellos con gorrito pescador con los agujeritos de metal medio oxidados. Short por encima del ombligo y reloj pulsera casi en el codo.

✔ Ellas con malla entera y permanente impecable bajo un gorrito blanco de visera que adelante dice “Vuelta ciclista 1937”.

✔ En algún almuerzo toman una copita de vino. Si bajan a la playa, lo hacen a las 7 de la mañana y a las 9 ya pegan la vuelta. 

✔ Su mayor temor es que terminen sobrando una o dos sillas plegables al final de la estadía.

5· El potencial asesino serial

Mirá Vo

✔ El lobo estepario de todo camping: solitario y misterioso de aspecto sombrío.

✔ Suele acampar cerca de un predio repleto de jovencitas, despertando las más terribles sospechas.

✔ Por las noches se queda solo en la oscuridad, fumando en silencio mientras observa todo a su alrededor. 

✔ No es raro que entre su equipaje lleve un hacha, una edición de “Mein Kampf” fotocopiada y toda subrayada, libros de Stephen King, una motosierra, una moto, una sierra (por separado), trozos humanos cortados en pedacitos y puestos en tuppers adentro de una bolsa de Daniel Cassin, un paquete de panchos (hechos con una anterior víctima pero que a simple vista parece eso, un paquete de panchos) el cuerpo de Hoffa, la bandera de los Treinta y Tres, una foto del Nano Folle, una libreta que dice “cal, una bañera, ácido, bolsas negras de residuos, una pala, un pico, un alambre, cinta pato, cloroformo, harina, leche, yerba, café, agua jane, 200 de paleta Doña Coca”.

6· La guardería

Mirá Vo

✔ En general es un grupo de padres jóvenes (probablemente jipis) con hijos chicos que no pararán de gritar durante toda su estadía.

✔ Cruzar la línea imaginaria que delimita el predio significa esquivar baldes de playa, pelotas, palitas, rastrillitos, mamaderas y algún pañal usado.

Mirá Vo

✔ Sus hijos andan siempre, pero siempre en bolas. Y si fuera por ellos, ellos también.

✔ Se escucha cada tanto un “NAHUEL DEJÁ ESE PALO Y NO LE PEGUES A TU HERMANA” o también un “LUNADELPOLONIO VENÍ A COMER Y NO LE TIRES AGUA A TU HERMANO”.

7· El chorro

Mirá Vo

✔ Es ese joven de aspecto sospechoso que todo el mundo mira de reojo y confía en que lo robará. Porque todo camping es una mini sociedad y como tal, tiene su hampa. ¿Quién nunca se fue de camping y le afanaron el inflador del colchón? ¿eh?

✔ Suele vestir camiseta de fútbol o equipo de básquetbol que no identificaremos para no herir sensibilidades.

✔ Está siempre al acecho con frases como “vayan ustedes a la playa que yo me quedo por acá” o “voy a dar una vueltita, ya vengo” para aparecer con algún objeto ajeno a la voz de “¡Mirá lo que encontré!”

8· El dealer

Mirá Vo

✔ Una variedad seria del chorro. Otro delincuente también pero que concurre al camping para hacer negocios sin estorbar al resto de los acampantes.

✔ Se lo ve merodeando el grupo de la banda de adolescentes salvajes en busca de potenciales clientes.

✔ Siguiendo la tradición de los grandes narcos, se ha visto a más de uno tener un tigre atado en el predio.

✔ ¿Usted está pensando que estamos hablando de droga? No, señora. No sea ingenua. Estamos hablando del almacenero del camping que trae barriles y barriles de alcohol barato del Chuy.

9· La parejita cachonda

Mirá Vo

✔ La típica parejita adolescente que se ennovió hace dos meses y no tiene dónde ponerla así que decide probar convivencia veraniega en el camping.

✔ Al pibe se lo ve venir con la carpa armada desde Tres Cruces y ella anda con las hormonas más alborotadas que embarazada de siete meses.

✔ Vuelven más blancos que Lacalle Pou porque la playa solo la pisaron de noche y entre las dunas.

✔ Se juran amor eterno y pueden pasar tres cosas: juntos para toda la vida, separados ya en febrero o con un botija en setiembre.

10· El que aguantó un solo día

Mirá Vo

✔ Lo convencieron de ir a acampar, contacto con naturaleza, joda, alcohol, porro pero es más bicho de la ciudad que un bloque de hormigón en 18 y Andes.

✔ Le molesta TODO: el frío, el calor, el humor, los bichos, que no haya mesa para sentarse.

✔ Te dice: “¿Cómo que no me puedo bañar? ¿Y dónde me lavo los dientes? ¿Acá vamos a dormir? ¿Y si pedimos unas pizzas? ¡Ah, no! yo me voy”.

✔ Se caga con cualquier ruido de noche y ya piensa que todo es un Blair Witch Project.

Mirá Vo

✔ Una manteca nene de mamá insoportable que en una película de terror sería al primero que matarían.

✔ Por suerte, el tipo siempre se va al otro día a un hotel o a la casa pero lo importante, para el resto de sus compañeros de camping, es que se vaya a la puta madre que lo parió.

11· Las divinas

Mirá Vo

✔ En todo camping no puede faltar un grupo de diez o quince muchachas, el lado femenino y un poco más civilizado de la banda de adolescentes salvajes.

✔ Cargan grandes valijas y no resulta raro verlas al atardecer sentadas junto a la carpa pasándose la planchita. 

✔ Concitan la atención de todos los buitres del establecimiento, en especial de la manada masculina de adolescentes salvajes que apelará a cualquier tipo de cortejo con tal de conquistarlas

✔ También suelen despertar la atención del survivor, de el precavido, de algún padre de la guardería, de el asilo, del chorro, del dealer, del administrador del camping, de una que está adentro de las divinas que le dio curiosidad y de Nazario Sampayo si pasara por ahí.

✔ Las chicks se saben toooooda la discografía de toooodas las bandas de cumbia cheta (dieciocho canciones) (seis + ocho) y siempre terminan en un bailongo.

✔ Por lo general suele haber una que no sabe lidiar con el alcohol y termina chivando junto al grupo de adolescentes salvajes. También, dentro de este grupo hay alguna que aguantó un solo día.

Y que nunca falte:

Mirá Vo

✔ Que aparezca un video viral por WhatsApp de una alguna en una camping desbolándose, haciendo el sesso oral, ganando una conga con juego de 7, pagando impuestos y haciendo un coca-cola con una pelota de tenis. Todo en bolas, claro.

✔ Los boludos que no saben hacer fuego y llenan de humo a medio camping para hacer unas hamburguesas congeladas que llegaron ya blanditas por las cinco horas arriba de un Rutas del Sol.

✔ Que llueva.

Mirá Vo

✔ El David Guetta de todo camping “musicalizando” a todo trapo con canciones de mierda que le gustan sólo a él y a vos te dan ganas de empalarlo con un eucalipto.

✔ El que dejó tremendo tren de caca en el baño y ni siquiera tuvo la amabilidad de meterlos en los galpones de AFE y vos del asco te tenés que ir al medio del monte a despedir a los parientes del interior.

✔ Y que nunca falte ese momento en la vida de uno que dice “ya estoy viejo para camping, mejor vamos a un hotel”.