MiráVo

Qué salado ¿no?

15 tipos de personas que es mejor evitar en el cine

Si alguna vez fuiste al cine seguro te enfrentaste a este tipo de personajes.

(Y con “cine” nos referimos a las salas con pop y refresco; otro día hacemos el post para Cinemateca y los 3 viejos que insisten en comer caramelos) 

1· El que come en el cine (especialmente pop)

Hay de todo, desde los que se llevan el tupper con guiso de pescado hasta los que revuelven la caja enorme de pop vaya a saber uno buscando qué. ¡Es pop! Da lo mismo que agarres de arriba o del medio. ¿No querés ponerte a romper burbujitas de plástico también?

2· El que habla todo el tiempo

Comenta la película, pregunta en voz alta lo que no entiende o dialoga con los personajes como si lo fueran a escuchar. Suele adelantarse a una escena de misterio o matar todo el clima en una película dramática preguntando la hora a la patrona, cuánto falta para que termine o si ese que está actuando es Brad Pitt.

3· El indignado que no para de pedir silencio

-Shhhh! Shhhhhhh!!!! SHHHHH!!
-Cállese, que parece una gallina!
-Pero por qué no hacen un poco de silencio por favor?

Y todo así, en una ola de pedidos de silencio que cual bola de nieve se va acumulando, como ese cuento de Leo Maslíah de la vez que fue a ver “Titanic”:

[fve]https://youtu.be/MSUr0tHTwfw?t=15s[/fve]

4· El que no silencia el celular

¿Quién te tiene que llamar? ¿Acaso tenés que salvar la vida de alguien? ¿O creés que tu trabajo es tan importante que no puede evitar molestarnos a TODOS? ¡No joda más y silencie ese bicho, caramba!

5· El que te caga la vida con la luz del celular

Se cree re canchero por ponerlo en silencio pero cada 5 minutos revisa su celu con el brillo de pantalla AL MÁXIMO rompiendo todo clima que pueda haber en el filme.

6· El que expresa todo el tiempo su opinión

“¡Oh! Qué buena toma!” “Brillante vestuario!” “Qué desastre esta película” “¡Una tortura! ¡Que termine ya!”.

Este es el típico pichón de crítico de cine que le gusta manifestar si esta película vale la pena. Si le gusta la peli manifiesta su alegría y si no le convence no va a parar hasta que todo el público le de la razón por el error de continuidad que descubrió o que el protagonista fue mal elegido para ese rol. O si no tiene palabras se pone a toser o a reír irónicamente para que todos comprendamos su artística intervención.

Esos y otros gruñidos o elogios y sonidos guturales de todo tipo pueden hacer sacar de las casillas al mismísimo Jackie Rodriguez Stratta (en varias salas!).

7· La parejita extra cariñosa

¡Vinimos a ver una película de zombies, no una porno! ¡Get a room, muchachos!

El cine es un espacio muy usual para las primeras citas (aunque muchos también vayan seguido a ver alguna de piratas). No es raro encontrarse con parejas, tríos, equipos de fobal 5 o hasta cuadros rivales del rugby haciendo el tercer tiempo a los mimos en medio de la última de Transformers.

 

Evite ponerse demasiado cachondo en la sala, seguro no va a ser bien recibido por la multitud alrededor.

8· Los niños inquietos (especialmente en vacacioes)

Mezcla de olores, pegotes, mocos, sustancias extrañas, ruidos e inquietudes, los niños deberían estar prohibidos en las películas no infantiles.

9· Los padres malcriadores

Suelen dejar que sus criaturas endemoniadas se comporten como quieran, impunemente, no reaccionando ni siquiera si tiran del pelo de la persona de adelante o pegan chicles en el asiento. 

Recomendamos a estos padres que en vez de explicarle “Inception” al gurí en medio de la sala le enseñen a leer o le lleven a ver la nueva de Barney, ¡pero no nos rompa las películas!

10· El que acapara el apoyabrazos

Intimidante ser que como orinando marca el territorio. Coloca su brazo fuerte, intimidando a quien se le ponga al lado para que no ose en ningún momento compartir su espacio (o peor, invadiendo el espacio a su alrededor).

Seguro que no llevaba nada a las meriendas compartidas de la escuela y se comía la merienda de su compañero de banco.

11· El que se levanta en medio de la película

Pero hermano, ¿no te podés aguantar un rato para ir al baño? ¿En serio es tan necesario atravesar por adelante de todos los asientos para salir a buscar otro maní con chocolate? 

La próxima recuerde que las películas en el cine suelen durar determinado tiempo y es bueno verlas completas para disfrutarlas. Prevea esto.

12· El que jode de atrás

Te patea el asiento, le tiembla la patita, molesta, se rasca y encima si la película es cómica se ríe mucho y patea más fuerte, como si tuviera un hormiguero en el ojal.

14· El que reserva un lugar

– Disculpen, pero estos 5 asientos de acá al lado están ocupados, mi familia está en camino…
– ¡Ocupado te va a quedar el ojete si no sacás esas camperas de ahí, basura!

Este personaje es un verdadero anarquista, un iconoclasta rebelde a quien no le importa el qué dirán, un verdadero okupa que no le teme a la propiedad privada o piensa que colgando una prenda de vestir en cada asiento logra apoderarse de territorios cual enfermito del War.

15· El que aplaude al final

¡Un aplauso para el director! ¡Qué fotografía! ¡Qué actores! ¡Conmovedor! ¡Bravo! ¡Yo le daría un Oscar!

Seguro Steven Spielberg va a quedar muy contento de que Juan Carlos de La Figurita le haya aplaudido la última de Jurassic Park al final. Este personaje que gusta del aplausómetro termina aplaudiendo en todos lados y suele ser identificado por hacerlo en momentos que no corresponden, como cuando aterriza un avión.

BOLILLA EXTRA: El que se saca fotos

O selfies. Nada más que agregar, ¿no?