MiráVo

Qué salado ¿no?

Los típicos hinchas que se ven en cualquier cancha uruguaya

SI alguna vez fuiste a ver un partido de fútbol, seguro que te cruzaste con alguno de estos personajes o… ¿no serás uno de ellos?

Colaboración de Tamara Martínez

1· La familia

Mira Vo

✔ La cancha es su picnic semanal. Llegan todos bañaditos, bien vestidos, con la última camiseta del cuadro.

✔ Tienen un bolso con refuerzos con pan de molde guardados en bolsita ziploc, refresco, gorritos para sol, paragüas, una mantita para sentarse (algunos con almohadoncito) y una multiprocesadora por si pinta hacer un tuco.

✔ No suelen mirar el partido y hacen comentarios completamente genéricos sobre la pelota, el córner o el gol.

✔ Incluso, temas nada que ver como si Juancito tiene deberes para el lunes o qué le van a regalar a la tía Gertrudis para el cumpleaños (estando la tía Gertrudis sentada al lados de ellos).

2· El divorciado

Mira Vo

✔ Cada dos fines de semana les toca los botijas y bueno, los lleva al fulbo. Quévacer.

✔ Les pone camisetas viejas del cuadro, con sponsors del año 87 tipo Funsa, Championes Topsy o Centro Eléctrico. Ni en pedo se gasta en una náic nueva. No se va a comprar él mirá si les va a comprar a ellos.

✔ Le da cero bola a sus borregos y estos pasan los noventa minutos jugando con una botella vacía y pechando al resto de los espectadores.

✔ Cada tanto se les pierden de vista y aparecen en el tercer anillo de la Olímpica cuando está en el talud de la América.

✔ Luego del partido, como tiene que tirar dos horitas más antes de la “entrega”, mete shopping, McDonald’s y a escuchar la Sport 890 con auriculares mientras se bajan las cajitas felices.

3· El groupie

Mira Vo

✔ Puede ser tanto hombre como mujer. Generalmente son adolescentes que no saben ir al partido sin publicarlo. Bueno, en realidad, no saben hacer nada sin publicarlo en alguna red social.

✔ Selfie cuando llegan, foto festejando un gol, foto con el jugador estrella a la salida del partido

✔ Algunos tuitean el minuto a minuto, otros suben a Facebook un álbum de 127 fotos sólo del primer tiempo.

✔ Nunca faltan los hashtags con el nombre del cuadro o frases de hinchada, como #tevineaver, #atodoslados, etc.

✔ Luego, a la vuelta en el ómnibus, likean y comentan todas las fotos de otros groupies del mismo cuadro.

4· El Rial

Mira Vo

✔ Este hincha conoce la vida privada de todo el plantel. Generalmente son empresarios, de rubros desconocidos, que frecuentemente se cruzan a dirigentes o jugadores o viejos al pedo que hablan por hablar.

✔ Nunca faltan los “A este lo vi con otra que no era la esposa ehhh” o “A este lo atendimos en la empresa, es un boludo”.

✔ Su sueño es recibirse de abogado para ser periodista deportivo.

5· La barra

Mira Vo

✔ Los Vito Corleone de las canchas. La barra reparte papelitos en la previa, tiene banderas hechas con la colaboración de todos, toca el bombo; pero suelen ser un poquito autoritarios: declaran a quién hay que aplaudir y a quién hay que abuchear.

✔ Y pobre del barrita wannabe que contradiga al Dizeo de turno.

✔ Va a absolutamente TODOS los partidos: desde una final de Libertadores hasta un amistoso un 4 de enero a las 3 de la tarde con la tercera de un cuadro de la B de la OFI.

✔ Junta plata para viajar a los partidos internacionales (si es que no lo banca el propio club) e igual te va un partido en Madrid en ómnibus pasando por el estrecho de Bering.

✔ Adentro de las banderas o los bombos guarda cuetes de canuto, cuetes pero de los que se fuman, 17 Gallitos Luis hechos papel picado, una bandera trofeo del cuadro rival, los pasaportes de toda la barra, un expediente “perdido” de un compañero que casi se come cinco años “adentro”, el cadaver de Hoffa, las pruebas del asesinato de JFK y la bandera de los Treinta y Tres.

6· El negativo

Mira Vo

✔ El cuadro es un asco. La defensa es un flan, el delantero es un creído y el técnico un mercenario. Todos tienen dos patas izquierdas y deberían dedicarse a vender panchos. Todo es horrible, espantoso. La vida es una mierda todos vamos a morir.

✔ Todos son una manga de ladrones del primero al último, ya no se puede venir más al Estadio, mirá cómo patea el tiro libre, te llevan, te llevan, estos vienen a jugar por la plata y no por el refuerzo de mortadela como antes, nunca más vengo a la cancha, que renuncie el técnico y la que atiende en el carrito el Águila Blanca que me sirvió fría la completa.

✔ Pero todos los fines de semana —todos—, el negativo está ahí. Siempre. Aunque lo niegue.

7· El resultadista

Mira Vo

✔ Este hincha sólo puede ir a la cancha cuando el cuadro va ganando su cuarta fecha consecutiva. Ahí sí: camiseta, gorro de cotcoillón, bandera, cánticos, amuletos y la transformación de ser un simple ciudadano a psicópata infumable.

✔ Es el que se hace de repente fanático de Los Beatles dos semanas antes de un toque de Paul McCartney y ya hoy se está aprendiendo las letras de los Stones cuando apenas sabe “Satisfaction”. Con el fútbol igual.

✔ El resultadista también tiene un poco de groupie: necesita que su amor selectivo sea de público conocimiento. Cambia la foto de perfil con una cara pintada con la bandera de Uruguay o sale en lo móviles de los informativos festejando en 18 de Julio.

✔ Y no sea cosa que el equipo pierda dos fechas porque se te esconde hasta el próximo solsticio.

8· El gritón

Mira Vo

✔ Ir a terapia sale $800 por día. Ir a fútbol sale la cuarta parte.

✔ Este fanático no pasa los cuarenta segundos sin gritar. Todos son blanco fácil: el juez, el línea, el golero rival, el técnico rival, el cafetero porque se quemó la lengua, el adelante que se para y no deja ver. Y tu hermana.

✔ Sobre todo el rubro “hermanas”. Cualquiera puede necesitar que le comenten cosas amenas sobre su árbol genealógico y allí está el gritón para servir.

✔ Putea tanto que el mismísimo Tano Pasman le dice qué boquita, eh.

✔ Se da también en algunas madres del baby fútbol con gritos del orden de PEGALE EN LOS TESTÍCULOS, GERARDITO.