MiráVo

Qué salado ¿no?

Los 10 vecinos que podés encontrar en cualquier edificio

Si vivís en un edificio, fija que tenés alguno de estos vecinos. O capaz sos alguno de ellos.

PB. El portero que vive en el edificio

Es la Wikipedia del edificio. Conoce todos los movimientos de los vecinos cual agente del FBI. Te pregunta si tu hijo está mejor aunque no le hayas contado que estaba enfermo o si estaba bueno el chivito que pediste del bar nuevo. Bajo su apariencia bonachona se esconde un ser que prioriza los llamados de ayuda de los habitantes según la propina que le den mensualmente o si le regalan una canasta a fin de año. Maneja todos los hilos del edificio desde su escritorio equipado con tele blanco y negro de 5 pulgadas, caloventilador y el mate y el termo escondidos debajo y en su cintura porta más llaves que carcelero del Penal de Libertad.

101. La veterana que vive sola

Cada vez que oye el ruido del ascensor corre rauda a la mirilla de la puerta a ver quién baja y a qué apartamento va así sean las cuatro de la mañana. Siempre tiene la televisión con el volumen al mango. Verifica que todos los lugares comunes estén bien limpios y si no, los limpia ella. 

201. La parejita con el recién nacido

Supiste escuchar todos los traca-traca de madrugada hasta que finalmente la viste con panza. Estuviste al tanto de todo el desarrollo del embarazo tras los encuentros en el ascensor. Moriste de ternura cuando los viste volver del sanatorio con el recién nacido y ahora querés arrancarte las orejas todas las madrugadas.

301. El veinteañero emancipado

A veces estudiante del interior bancado por los padres, otras veinteañero que pegó buen laburo y puede bancarse solo. Su casa es el punto de reunión de todos sus amigos de jueves a domingo y es fácilmente localizable por la música a todo volumen y la emanación de olor a porro. Llega todos los fines de semana con una mina distinta y recibe comentarios cómplices del portero que baldea la vereda a las seis de la mañana.

401. El presidente de la comisión

Político frustrado, encontró en esta penosa tarea su lugar en la vida. Las semanas previas a cada asamblea del edificio hace campaña subliminal en el ascensor con cada vecino con el que se cruza y promete más mejoras que Novick en campaña municipal.

501. El siempre dispuesto

 

Es el vecino que todos queremos tener al lado. Si te quedaste afuera te consigue el teléfono de un cerrajero baratísimo. Te cambia el cuerito de la canilla, te arregla el enchufe que hace dos meses que no anda, te pregunta si tenés cuentas para pagar porque justo sale para el Abitab y te dio la clave del wifi porque te pasaste del límite mensual. Si le caés simpático te entrega hasta a la mujer.

601. La vecinita que pegó el estirón

La viste volver de túnica y moña, te la cruzaste en el almacén y hasta le compraste alguna rifa para la fiesta escolar de fin de año. Fuiste testigo de su metamorfosis liceal hasta que a los 15 te la cruzaste un sábado de noche en el ascensor y tuviste ganas de nazariosampayearla toda.

701. El Renunciá Bonomi

Es el que insistió para poner portero eléctrico con video, rejas, cerca eléctrica y quiere cambiar la cerradura de entrada cada tres meses. Tiene al menos dos armas en la casa y cada tanto pega un tiro al aire desde el balcón si ve actividad sospechosa en la calle. Si justo llega y hay alguien esperando que le abran, le pregunta a qué piso va, entra solo y no sube hasta que le bajen a abrir al otro. 

801. El que anda en algo raro 

Nunca lo ves salir del apartamento, el portero eléctrico le suena al menos seis veces por día en horarios extraños y si te lo cruzás en el ascensor apenas saluda, si es que lo hace. Compra el silencio del portero con propinas mensuales y canastas de fin de año. 

901. El vecino Canal 5

Se sabe que está pero nunca nadie lo ve.

***

Los dejamos que llegó el ascensor