MiráVo

Qué salado ¿no?

9 tipos de asadores uruguayos

Fijate si sos uno de ellos o quién te hace el próximo asado.

1· El padre ausente

Mirá Vo

Es el que deja que el asado se haga solo. Él está pero no está: prende el fuego, pone la carne, vuelve al rato, mete algunas brasas, se va y cuando vuelve ya está pronto. Y le queda riquísimo.

Sus lemas: “Menos es más” o “Uno conserva lo que no amarra” o “Libre como el sol cuando arrima brasas yo soy libre” o “Puedo enseñarte a asar pero no seguirte el fuego”.

Tiene 47827 horas de vuelo parrillero. Un piloto automático hecho asador en el que apenas con alguna intervención al leñero ya deja pronta la carnívora comida. Como mucho dos arrimadas de brasas y deja al asado que se haga solito.

No sabemos cómo va controlando la cocción de la carne: si es por telepatía, wi-fi o solo con la mirada “por las dudas”.

Por supuesto que este tipo de asador aprovecha su modo automático para (mientras) jugarse un truco, mirar el partido de fóbal tranquilo, tomarse un whisky, bajarse una cerveza bien fría o cagar a pedos a un hijo bajate de ahí que lo vas a romper.

Siempre tienen cara de no-me-rompan-los-huevos. Si te acercás a menos de un metro de la parrilla porque ves media quieta la cosa, te faja.

2· El padre sobreprotector

Mirá Vo

Contrario al padre ausente, este tipo no se aleja ni un segundo de la parrilla. Manotea las brasas cada dos segundos, se fija si la parte de abajo está cocida cada tres minutos, toquetea el fuego, suda, se pone nervioso y en la mayoría de los casos el asado le queda una cagada de tanto manoseo.

Ha habido vacas que lo denunciaron por violación y atentado a la libre cocción.

Es impaciente e inseguro. Mete leña al pedo —con muchas dificultades para prender el fuego usando 47 diarios El País, 87 Gallito Luis y media refinería ANCAP en alcohol— y arma un sommier de brasas arrebatando todo producto cárnico.

Se marea cuando le piden a punto, jugoso o sacame los choris primero. Se lo identifica fácilmente por su típico sudor de no separarse del fuego mezclado con nervios de la cagada de que se está mandando y ojalá hubieran pedido pizza.

3· El Gourmet

Mirá Vo

Te prepara cordero a la pizza con finas hierbas bañado en cebolla caramelizada junto con trozos de cerdo agridulce y salchichas de carpincho con opción de mollejas de tiranosaurio cortadas en juliana emplatadas en cuerno de rinoceronte a baño María y verduras salteadas en arroz esquimal sazonado con estornudo de ñandú criado con agua Salus.

Servime un asado y un chorizo, la puta que te parió.

Y ¿qué mierda es parrilla de autor? ¿Te firman el asado con chumichurri? Traeme unas mollejas y ‘jate ‘e joder.

4· MacGyver

Mirá Vo

Pariente cercano del padre ausente, son los que demuestran su condición macgyvereana en campings o campamentos de caza y pesca.

Con media tabla de encofrado, dos ramitas de coronilla verde, un eucalipto empetrolado o dos placas de MDF, te hacen el asado más rico del mundo.

Preparan el asado bajo lluvia, con leña verde, leña podrida o igual al lado de los restos del Titanic. Mientras haya una parrilla y carne no habrá nada de qué preocuparse.

La mayoría de los individuos de esta especie dan vuelta el asado con la mano sin miedo a quemarse y de una. Nada de andar tanteando a ver cómo está. Cortan y comen directo de la parrilla ayudándose de un machete o cuchillo tipo Rambo.

Subespecie reconocida: el que hace el asado los viernes en cualquier cuadrilla del Sunca.

5· El amateur

Mirá Vo

Recién pueden arrancar el fuego con 15 litros de alcohol aunque la leña esté seca como pañal de muñeca. Son parientes del “padre sobreprotector”.

Caga a medio pueblo con el humo al no saber distinguir la leña seca de la verde. Sufre ante la atenta mirada de los otros hombres invitados a la comida.

Muchos especímenes de esta especie son gurises entre 16 y 20 años en sus primeros asados con los amigotes. Algunos de estos dando examen ante el padre que pide un digno heredero de la faena.

También están los pelotillas que sólo te saben hacer hamburguesas congeladas a la parrilla.

6· El amarrete

Mirá Vo

Un pedacito de asado y medio choricito para cada persona. Si querías más hubieras traído tu pedazo de carne y si no, pedite una pizza, viejo.

7· El que lo hace con carbón

Mirá Vo

¿Con carbón? jajajAJAJAJAJAJA CON CARBÓN JAJAJAJAJAJA AJAJAJA HIJO DE PUTJAJAJAJAJA CON CARBÓN JAJAJAJAJjajajajajajaja aaahhhhhhh devolvé la cédula, tomate un Buquebus y andate a vivir a Villa Crespo.

8· El derrochador

Mirá Vo

Imaginate un auto que tiene, ponele, 15 mil partes ¿no? entre fierros, tornillos, engranajes, etc. etc. Ta, ahora imaginate todas esas partes desarmadas en el piso.

Bueno, el derrochador es igual pero con una vaca. Un bovino entero desperdigado sobre la parrilla: asado, costillas, patas, cuero, orejas, huesos, mollejas, pulmones, hígados, chinchulines, chotos, chorizos y cientos de partes que ni la vaca sabía que tenía.

Te hace todo eso igual para dos personas. Y no sólo hay partes de vaca sobre la parrilla sino de cualquier animal que eche sombra.

También está el que después de que vos comés como un cerdo se te aparece de atrás al grito de “¿TE SIRVO OTRO PEDACITO MÁS?” y vos “No, no, maestro, muchas gracias pero estoy llen–DALE TE CORTO ESTE PEDACITO PARA VOS ACA NO VENGAS A HACER CUMPLIDOS, EHHHH” y ¡plum! te encaja media oveja en el plato y rezale a Hepamida.

9· El Super Pro High Tech Master of the Universe

Mirá Vo

Son robots. Una planilla excel andante manejando 34567 tiempos distintos de cocción de los diferentes elementos puestos en la parrilla. Elementos que están posicionados en perfecto equilibrio cósmico respecto al calor del fuego. Un sistema solar de carne.

Le emboca con suma precisión a los pedidos de a punto, jugoso o bien cocido. Calcula el momento exacto de rotación de cada porción cárnica para una cocción uniforme dejando a cada molécula con la misma cantidad de calor.

Las brasas justas, el fuego siempre al palo. Por lo general son los que trabajan en parrilladas o los que hacen los asados en festivales folklóricos.

También son los que hacen lechones enteros entre 6 y 57 horas dejándote al porcino hecho una manteca cortándolos con un plato (!).

Un apunte final

Mirá Vo

Desde Mirá Vo, respetamos y admiramos a las mujeres asadoras haciendo camino en tal tarea gobernada por una sociedad patriarcal (?).

Apéndice: el asador de verdad

Mirá Vo

Un asador es un asador de verdad cuando come su propio asado de parado, al lado de la parrilla sobre la tabla de cortar y solo picando cuando no está sirviendo a los invitados. Esos son los asadores que precisa esta patria.

Un asador de verdad jamás se sienta con el resto de los comensales porque pierde jerarquía como un caudillo bajando sus armas. Necesita estar parado al recibir el aplauso para el asador como actor reverenciando al público desde el escenario.

Y el equipo de MiráVo desconfía de los asadores que andan con el repasador enganchado al cinto o colgado del hombro. El verdadero asador cuando no le queda otra que limpiarse tira el repasador sobre la mesada con un dejo de asco. El asador de verdad tiene que andar con las manos engrasadas como teléfono de carnicero.

Sin embargo, el uso del repasador es un caso extremo. El verdadero asador, queridos lectores, se limpia como lo hace un hombre, un gaucho de verdad, es decir, pasándose las manos por el fundillo del vaquero.

Mirá Vo

* * *

También podés leer → 8 invitados que vas a encontrar en cualquier asado uruguayo